Cómo solicitar un préstamo apareciendo en ASNEF

Los bancos que ofertan préstamos personales y otros productos destinados a conseguir financiación, consultan habitualmente los registros de morosos con carácter previo a prestar dinero a un cliente. Con lo que, si usted se encuentra en alguno de ellos, le va a resultar complicado conseguirlo. El más común y utilizado por las entidades bancarias es el de ASNEF, por lo que obtener préstamos figurando aquí probablemente resulte tarea ardua.

No obstante, los productos financieros cambian, evolucionan, y se han hecho con fórmulas renovadas para obtener préstamos con ASNEF de manera rápida y fácil. Sin embargo, no conviene pecar de exceso de confianza ante cualquier prestamista de este tipo con el que nos crucemos, ya que se han descubierto múltiples casos de timadores profesionales que aprovechan esta conjetura de gente que presenta cierta urgencia económica. Pescan en río revuelto, como suele decirse. Por lo tanto, es imprescindible asegurarse de que negociamos con un ente transparente y de confianza.

Las condiciones que se exigen para pedir un préstamo con la “Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito” oscilan en función del proveedor encargado de entregar la cantidad que se demanda. Sin embargo, existen unas condiciones básicas que deben cumplirse en cualquiera de las pertinentes situaciones.

Es fundamental ser mayor de edad, poseer un número de cuenta bancaria en nuestro país con el que tramitar la solicitud, y disponer de un ingreso periódico más o menos estable. Condiciones un tanto superiores a las que se exigen a menudo en los créditos rápidos para clientes convencionales. Pero claro, no han tenido problemas de este tipo (deudas). En cualquier caso, son razonables, nada desproporcionados. Sobre todo, si comparamos las condiciones que se exigen para los préstamos en las entidades bancarias de toda la vida.

Generalmente, las empresas facilitan un formulario que debe ser cumplimentado por el solicitante. Una vez entregado, ellos valorarán la validez de la solicitud. Y en caso de que todo esté correcto, el dinero será entregado en un plazo que no suele superar la media hora.

A continuación, y para finalizar, enumeraremos algunas de las otras ventajas de solicitar estos créditos pos Internet:

· Comodidad: al margen del cumplimiento de los requisitos exigidos, solo hace falta un aparato electrónico (ya sea ordenador portátil, Smartphone o tablet) para solicitarlo. Nada de extensas y pesadas entrevistas en las que tenga que dar explicaciones sobre sus problemas económicos en el pasado.

· Información: toda la que se necesita sobre las formas de pago, el tiempo de devolución, o la cantidad exacta.

· Intimidad: generalmente únicamente solicitan aquella información que sea considerada como estrictamente necesaria.

Históricamente, aquel ciudadano que figuraba en cualquiera de las varias listas de morosos tenía prácticamente imposible conseguir un préstamo una vez inmerso en esa situación. Este supone un enorme resquicio para los afectados en nuestros tiempos.

Las empresas que trabajan ofertando los créditos rápidos han estado muy vivas los últimos años, aprovechando el enorme auge de Internet para colocar en el mercado productos crediticios capaces de significar más que una molesta china en el zapato para los bancos tradicionales y sus créditos clásicos.