Cómo obtener un crédito rápido

Los créditos rápidos son una fuente muy usada en nuestros días para obtener fácilmente liquidez casi sin papeleos y sin explicaciones.

Este tipo de préstamos no tienen regulación legal además las empresas que ofrecen este servicio son de capital privado y no están respaldadas por el Banco de España. En caso de riesgo es la misma empresa privada quien debe asumir el vacío cuando un cliente no realiza la devolución del préstamo, por esta razón los intereses son más elevados.

¿Son de fiar los créditos rápidos?

Existen muchas empresas que ofrecen créditos rápidos y no todas ellas cumplen con la normativa vigente. Además no hay un tope legal en los intereses y pueden oscilar entre el 15% y 30%.

Por este motivo es recomendable utilizar un comparador para verificar aquellas más fiables y contrastar los intereses y condiciones.

Algunas webs comparan los préstamos rápidos de manera fácil, cómoda y rápida, mostrando un listado de todos los préstamos y presentando en primer lugar aquel con el interés más bajo.

Muchas tienen una sección para los préstamos gratis, es decir préstamos al 0% de interés y sin comisiones. Este tipo de promociones se ofrecen a usuarios que solicitan el préstamo por primera vez y cuyo importe no suele superar los 500€.

También se ofrece información esencial sobre las condiciones de cada prestamista: coste por devolución anticipada, coste por extensión de plazo, intereses y consecuencias en caso de impago.

Créditos rápidos con ASNEF

Si estás registrado en los ficheros de morosidad en Credit & Go encontrarás el listado de los créditos online que aceptan clientes con mal historial crediticio.

Estas entidades aceptan créditos con Asnef, siempre y cuando la inclusión en los ficheros no sea por un valor superior a 2,000€ y la deuda no sea en una entidad financiera.

Otros consejos

Antes de contratar un crédito rápido es aconsejable informarse sobre las características del producto, los intereses aplicables, costes en caso de prórroga y los riesgos en caso de impago.

Esta información se encuentra en el descriptivo de cada prestamista o en su web.