Rajoy contra Sanchez apelando a Economía

Rajoy trata de convencer a PNV y Ciudadanos para que cesen su apoyo a Sanchez apelando a Economía.

Mariano Rajoy apelará a la economía para tratar de disuadir a PNV y Ciudadanos de apoyar la moción de censura de Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno hará un llamamiento durante su discurso en el debate del próximo jueves al mantenimiento de la estabilidad económica con el fin de evitar que los nacionalistas vascos y los de Albert Rivera se decidan a respaldar la moción del líder socialista, según explican fuentes de Moncloa.

Los populares ya avisan desde el lunes de que la situación política ha provocado inestabilidad en los mercados. El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, aseguró ayer que desde que Sánchez presentó su moción “la bolsa ha registrado pérdidas por valor de 25.000 millones de euros y la prima de riesgo se ha duplicado”.

Practica Paterning. Vive la aventura de ser padres, conduciendo un familiar de Volkswagen.

Las mismas fuentes gubernamentales aseguran que los empresarios están llamando a Moncloa para expresar su “preocupación” y su temor a que el momento político genere “pérdidas incalculables”. Por eso, el asunto económico será uno de los vértices del discurso de Rajoy del jueves. El presidente del Gobierno intervendrá en tercer lugar, después de la portavoz socialista Margarita Robles, quien en principio presentará la moción, y del propio Sánchez, que expondrá su programa de gobierno.

El discurso presidencial irá dirigido con especial énfasis al PNV, pues los nacionalistas vascos, como tantas veces a lo largo de esta legislatura, tienen la llave de la gobernabilidad en España. Rajoy pactó con los peneuvistas unos presupuestos, que se aprobarán en el Senado el día 19, muy beneficiosos para el País Vasco. Ayer se nombró Govern en Catalunya, lo que conllevará el levantamiento del articulo 155, que era otro de los compromisos del presidente con el PNV.

Hay conversaciones al más alto nivel entre populares y peneuvistas, pero los vascos también mantienen conversaciones con el PSOE. De momento, el PNV no ha tomado una decisión ni sabe cuándo acabará de deshojar la margarita. Fuentes del partido en el Congreso explican que primero quieren saber cuánto tiempo quiere gobernar Sánchez si su moción prospera y cuál es su postora sobre el autogobierno y sobre la agenda vasca.

“Sánchez no ha especificado nada por el momento”, aseguran. Su decisión final podría depender de las concreciones del líder socialista. Pero ayer por la tarde se produjo un anuncio en el Congreso que podría cambiar las cosas y decantar la balanza a favor de Sánchez. El PNV no quiere que haya elecciones anticipadas, porque las encuestas apuntan a que las podría ganar Ciudadanos y el partido de Rivera se ha convertido en el archienemigo del nacionalismo vasco.

Hasta ayer, al PNV le salía más a cuenta apoyar a Rajoy para evitar unos comicios anticipados, pues Sánchez, aunque no ha concretado, ya ha anunciado que si su moción prospera, estará en Moncloa por un breve periodo de tiempo. Pero ayer por la tarde, Pablo Iglesias anunció que si la moción de Sánchez, que se votará el viernes, fracasa, Podemos presentará una nueva moción.

La petición de los morados no será para alcanzar la Moncloa, sino para presentar a un candidato neutro, posiblemente un catedrático, cuyo único cometido sería convocar elecciones. Esa moción, llamada instrumental, le interesa a Rivera, quien podría apoyarla.Y Sánchez no la podría rechazar pues lleva una semana insistiendo en que su única voluntad es echar a Rajoy de la Moncloa para luchar contra la corrupción tras la sentencia de la Gürtel.

En este escenario, al PNV le saldría más rentable apoyar a Sánchez el viernes y evitar esas posibles elecciones anticipadas que resultarían de la futura moción anunciada por Iglesias. Los nacionalistas vascos aseguran que, de momento, no se ponen en esa tesitura, que las cosas una a una y que lo del viernes va antes que cualquier hipótesis que puedan plantear otros partidos.

El ambiente en el Congreso a dos días de la moción está más que caldeado. La Cámara baja es un hervidero de rumores, de reuniones y de idas y venidas, pero sobre todo de especulaciones, porque en este momento nadie sabe a ciencia cierta qué va a pasar y si Rajoy será todavía presidente del Gobierno cuando acabe la semana o se verá obligado a darle el relevo a Sánchez.

Fuenta: lavanguardia